La recaída es una parte normal de la recuperación

La recaída ocurre cuando una persona que está en recuperación vuelve a consumir sustancias. Las sustancias cambian la forma de funcionar del cerebro, por lo que recuperar la función cerebral normal es difícil y lleva tiempo, y las recaídas pueden ocurrir en estas situaciones. La recaída suele estar causada por la exposición a personas, lugares, cosas o emociones que les recuerdan a las personas en recuperación sobre el consumo de sustancias. Estos desencadenantes causan ansias intensas o hacen que las personas en recuperación crean que necesitan alcohol u otras drogas para afrontar la situación.

La recaída es una parte común, pero difícil, de la recuperación de un trastorno por consumo de sustancias. Entre el 40 % y el 60 % de las personas en recuperación sufren recaídas. Tener recaídas no significa fracasar, y muchas personas intentan el tratamiento más de una vez: la puerta al tratamiento y a la recuperación siempre están abiertas.

Cuando una persona en recuperación tiene una recaída, corre un mayor riesgo de tener una sobredosis. Esto se debe a que suele tener menor tolerancia por no consumir una droga con frecuencia. La tolerancia puede comenzar a disminuir después de algunos días de sobriedad. Las personas que mantienen la sobriedad durante varias semanas o meses se vuelven mucho menos tolerantes a lo que consumían antes.

Aprenda cómo detener una sobredosis con naloxona.

Conozca las señales de las recaídas: puede prevenir una recaída si presta atención a sus sentimientos y comportamientos. Intente conocer esos sentimientos, pensamientos y acciones que pueden causar que tenga una recaída. Estos incluyen los siguientes:

Sentimientos:

  • Ansiedad
  • Enojo
  • Irritabilidad
  • Sentir pena por uno mismo
  • Negación

Pensamientos:

  • Minimizar cómo el consumo previo le afectó a usted y a otras personas
  • Hacer que el consumo de alcohol y otras drogas parezca atractivo
  • Fantasear sobre consumir drogas o beber alcohol
  • Pensar en los lugares en donde solía beber alcohol o consumir drogas

Acciones:

  • Juntarse con personas con las que bebía alcohol o consumía drogas
  • Pasar tiempo en los lugares donde solía beber alcohol o consumir drogas
  • Cerrarse ante las personas que apoyan su recuperación

Aprenda cómo prevenir las recaídas: la buena noticia es que puede hacer mucho para enfrentarse a los sentimientos o pensamientos incómodos. Tomar estas medidas puede ayudarlo a impedir que vuelva a consumir drogas:

  • Cuéntele a alguien que se siente irritable, enojado o solo.
  • Cuéntele a alguien si piensa sobre el consumo previo o si tiene ansias de consumir drogas.
  • Descanse lo suficiente, haga ejercicio y mantenga una alimentación saludable.
  • Aprenda qué lo hace querer beber alcohol o consumir drogas y evite esas personas, lugares y cosas.
  • Haga una lista de todos los puntos positivos de su vida, sin importar qué tan pequeños sean.
  • Haga algo para distraerse en ese momento. Llame a un amigo que esté en recuperación, salga a caminar, consuma un bocadillo dulce, limpie, vea televisión, escriba en su diario o vaya a una reunión.
  • Espere 30 minutos. La mayoría de los impulsos duran menos de 15 a 30 minutos. Distráigase (vea las actividades mencionadas), respire profundamente y recuérdese que ya pasará.

Busque apoyo en su recuperación: sentirse conectado con otras personas es una forma importante de prevenir las recaídas. Los grupos de apoyo y las comunidades de recuperación del estado de Illinois pueden brindar herramientas de recuperación para mantener la nueva forma de vida. Consulte con un especialista en la línea de ayuda de IL llamando al 833-234-6343 o envíe “HELP” por mensaje de texto al 833234 para buscar servicios de apoyo para su proceso de recuperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *